Fado en vivo

Retrato de Amalia Rodrigues

La canción tradicional portuguesa, dulce y nostálgica, que habla de amores perdidos, desencantos y añoranzas, es una parte más del patrimonio, de la cultura y de la esencia de Lisboa que no puedes dejar de conocer.

Son muchos los locales donde disfrutar de una velada única saboreando los platos tradicionales de la gastronomía portuguesa al tiempo que escuchas estas melodías únicas. El fado está presente en toda la ciudad, de hecho tienes lugares de culto como el Museo del fado ( Largo Chafariz de Dentro ) o la casa en la que vivió la cantante de fados más famosa de todos los tiempos, Amalia Rodrigues. Pero además de conocer su historia y evolución, el fado hay que vivirlo, hay que impregnarse del sentimiento y la pasión que desprenden las letras desgarradoras y el sonido delicado de la guitarra portuguesa.

Locales para escuchar fado en vivo

Dos son los barrios donde se escucha como en ningún otro lugar: La Alfama y el Barrio Alto. Aquí tienes donde elegir entre numerosos pequeños restaurantes que crean el ambiente perfecto para que la magia del fado tenga lugar. Son locales especiales, con mucho encanto, que invitan a una velada íntima. La decoración en madera oscura, los tonos cálidos y la iluminación tenue crean el marco perfecto para disfrutar de la experiencia.

Algunos más turísticos y otros más "auténticos", pero elijas el local que elijas seguro que no olvidarás fácilmente una noche de fado. En el Barrio Alto tienes algunos establecimientos muy conocidos como por ejemplo: O Faia (rua da Barroca, 56), A Severa (rua das Gaveas 51 - 61), Adega Machado (rua Norte 91), Adega Mesquita (rua Diario de Noticias, 107).

Para algunos, en el barrio marinero de La Alfama está el origen del fado. Aquí tienes restaurantes acogedores, románticos, donde cada noche actúan fadistas de reconocida fama, por ejemplo el Clube de Fado, junto a la Sè en un precioso edificio histórico (Joao da Praça, 94), A Parreirinha de Alfama ( Beco Espírito Santo, 1) o la Taverna do Embuçado (Beco dos Curtumes, 10).

Lo normal es disfrutar del fado durante la cena (se prolongará a lo largo de la velada y durante la sobremesa). No es habitual cobrar "entrada" o plus por el espectáculo (está incluido en la cena, salvo que vayas únicamente a lo que es un concierto). Los precios son muy variables y, lógicamente, dependerán de los platos que decidas tomar de la carta (hay sitios que ofrecen menú). Para que te hagas una idea, un menú o una cena media (más la actuación) ronda entre los 30 y los 50 € por persona.

Foto: pintor joao viola